Miel de manuka para el acné

Miel de manuka para el acné

Tener enfermedades de la piel no es una situación agradable. Suele dejar secuelas tanto físicas como emocionales. La miel de manuka para el acné ha demostrado ser efectiva para erradicar la patología. Esto, gracias a las virtudes antimicrobianas que posee la miel. Además, ayuda a disminuir la inflamación.

No solo mejorará el aspecto de la piel, sino, que estará más hidratada y tonificada. No importa si tienes acné en la barbilla, acné en la frente o acné en la espalda, la miel de manuka será un aliado natural insuperable para contrarrestar tu padecimiento.

Imagen: Referencial.

¿Cómo utilizar miel de manuka para el acné?

Antes de que utilices la miel de manuka para el acné, debes saber que existen numerosos trabajos científicos que aseguran propiedades magníficas de este regalo de la naturaleza. Si ya probaste con todo tipo de medicamentos recetados, y no has visto mejoría, quizás el tratamiento con la miel sea una solución.

Uno de los estudios realizados por la Universidad de Nueva Zelanda especificó que los componentes de la miel de manuka, entre ellos: el metilglioxal, ayuda efectivamente a combatir las bacterias. Estos microrganismos contribuirían con la aparición de espinillas y granos. Otra ventaja resaltante, es que también favorece la cicatrización de las heridas.

Sin embargo, ninguna opinión es más importante que la del profesional de la salud. Antes de someterte a cualquier proceso dermatológico, visita a tu médico de confianza. Una vez obtengas su aprobación, aplica la miel de manuka de la siguiente manera:

Primer paso: Limpia tu piel

Puede que tengas acné en el pecho, acné en el cuero cabelludo o acné en el rostro. No tiene importancia la zona que desees tratar. Compra un jabón suave para limpiar la piel antes de aplicar la miel de manuka. Estos jabones de preferencia deben ser con ph neutro. Si no tienes mucho dinero para invertir, no te preocupes, puedes usar un limpiador sencillo de glicerina; te aportará hidratación, respetará tu piel y no causará alergias. Limpia el rostro con suavidad y seca al instante.

Paso 2: Exfolia tu piel

Este paso es de cuidado. Si observas a tu piel muy inflamada o enrojecida omite la exfoliación. Si no es tu caso, de igual manera usa un exfoliante suave. No seas brusco. Trata de exfoliar de forma localizada tu piel. Los movimientos deben ser suaves, y preferiblemente con agua tibia. Posteriormente enjuaga con abundante agua.

Paso 3: Aplica la mascarilla

Toma un bol o taza que puedas usar para echar la miel de manuka con cuidado. Ponte cómodo/a, recoge tu cabello y ve aplicando el producto por toda la zona afectada. Si cuentas con el apoyo de alguna persona, mucho mejor. Te permitirá disfrutar más de la experiencia. Incluso podrías recibir la miel de manuka acostado. Espera 20 minutos y enjuaga con abundante agua.

Si tienes acné en el cuero cabelludo, lava el cabello con un champú suave, no tan industrializado. Luego echa la miel de manuka con una brocha (tal como si estuvieses tiñendo tu cabello). Trata de hacer énfasis en las zonas más afectadas. Realiza estos procedimientos una vez por semana hasta ver mejoría.

Imagen: Referencial.

¿Cómo evitar el acné?

Evitar el acné es un procedimiento que suele ser personalizado. Es decir, cada persona podría tener un tratamiento específico, de acuerdo con el origen de la patología. Algunos pacientes sufren de acné por problemas hormonales, mientras que otros se agravaron a raíz de un acné juvenil. Cada individuo es un mundo, y es por ello la importancia de visitar a un dermatólogo antes de limitar las opciones.

Aunque el acné es una enfermedad difícil de controlar, no es imposible. Hoy en día hay muchos productos favorables con los que puedes combatir esos molestos granos, entre ellos están: fórmulas magistrales, cremas con ácido salicílico, antibióticos y cientos de opciones más. La miel de manuka es una alternativa natural que puede ayudar a mitigar esas dolencias. Los cuidados básicos que debes tener son:

  • Evitar el maquillaje

El maquillaje es un aliado de belleza espectacular, pero podría afectar tu piel. Los dermatólogos recomiendan usar polvos ultra finos y con protección solar. La mayoría de los compactos convencionales, tienen ingredientes como el talco, los cuales no favorecen la disminución del acné.

  • Usa un jabón adecuado

En el tratamiento del acné el jabón juega un papel importante. Existe una amplia gama de limpiadores faciales y corporales que ayudan a contrarrestar el acné. Muchos de ellos tienen como principio activo el ácido salicílico. Este químico ayuda a aliviar la hinchazón y las rojeces de la piel. Además, colabora con abrir los poros de la piel, los cuales probablemente están obstruidos. Otros limpiadores son nobles y evitan maltratar nuestro órgano.

  • No tocar los granos

Aunque suene tentador, hay que evitar tocar los granos. Esta práctica puede conllevar a la persona a provocar cráteres en su piel (los famosos huecos). Una vez ocurre eso, el tratamiento se complica, pues el paciente necesitará el uso de alguna aparatología para disminuir el aspecto antiestético en la piel. Lo peor de todo, es que también puede producirse una infección importante.

  • Tomar agua

Tomar mucha agua favorece la disminución del acné. Un factor importante es dejar atrás las bebidas gaseosas, al menos bajar el consumo.

  • Evitar comer alimentos grasos

El régimen alimenticio para cuidar la piel, también es importante. Para lucha contra el acné, es necesario consumir muchos antioxidantes. Evitar comidas con exceso de grasa. Este hábito también ayudará a regular el control del peso. Si tienes problemas cardíacos o de tensión, te beneficiará enormemente.

  • Cuida tu salud mental

El acné es traumático para muchas personas que lo padecen. En especial los adolescentes. Toda enfermedad de la piel es muy notoria. Por tanto, la ayuda psicológica no debe ser descartada. Los estereotipos sociales pueden ser un “verdugo” para quienes no cumplen con estos estándares de belleza. El acné es una de las miles de enfermedades de la piel, y no debe ser tomado como algo pasajero o superficial.

La buena noticia es que existen muchos profesionales de la dermatología que pueden ayudar a revertir la mayoría de los problemas de la piel. La miel de manuka está entre las opciones de cuidados naturales que seguramente te ayudarán a tener una mejor calidad de vida. ¿Te animas a probarla?